Inicio » Lagartijas » Lagartija macho y hembra: cómo reconocerlos

Lagartija macho y hembra: cómo reconocerlos

Las lagartijas son reptiles fascinantes que se pueden encontrar en muchas partes del mundo. Una pregunta común que se hace la gente es cómo distinguir entre un macho y una hembra de lagartija. Aunque en algunas especies es difícil de diferenciarlos, en otras hay características físicas que pueden ayudar a identificar su género. En esta guía, exploraremos las diferencias entre los machos y las hembras de lagartijas y cómo reconocerlas.

Descubre la apariencia de las lagartijas hembra

Si eres un amante de los reptiles, seguramente habrás notado que existen diferencias en la apariencia de las lagartijas macho y hembra. En este artículo te daremos algunos consejos para reconocer a las lagartijas hembra.

La cola

Una de las principales características de las lagartijas hembra es su cola. Por lo general, las hembras tienen una cola más corta y menos gruesa que los machos. Además, la cola de las hembras suele ser más redondeada y menos puntiaguda que la de los machos.

El tamaño

Otra forma de reconocer a las lagartijas hembra es por su tamaño. En general, las hembras son más pequeñas que los machos. Si observas varias lagartijas juntas, es probable que las más pequeñas sean hembras.

El color

El color también puede ser una pista para identificar a las lagartijas hembra. Aunque esto puede variar según la especie, en general las hembras tienen un color más apagado y menos llamativo que los machos. Por ejemplo, una lagartija macho puede tener un color verde intenso en su cabeza y cuerpo, mientras que una hembra de la misma especie puede tener un tono más oscuro y menos saturado.

Las escamas

Por último, las escamas pueden ser una forma de distinguir a las lagartijas hembra. Las hembras suelen tener escamas más pequeñas y menos prominentes que los machos. Además, las escamas en la parte inferior del cuerpo de las hembras suelen ser más suaves y menos rugosas que las de los machos.

Lagartijas machos: características y curiosidades

Las lagartijas machos son animales fascinantes que se pueden encontrar en muchas partes del mundo. A diferencia de las hembras, los machos tienen ciertas características físicas que los hacen fácilmente reconocibles.

Cómo reconocer a las lagartijas machos

Para distinguir a una lagartija macho de una hembra, hay que prestar atención a varios aspectos:

  • Tamaño: generalmente, los machos son más grandes que las hembras, aunque esto depende de la especie.
  • Color: en algunos casos, los machos tienen colores más brillantes y llamativos que las hembras.
  • Cresta: muchas especies de lagartijas machos tienen una cresta o una serie de espinas en la espalda, que les da una apariencia más agresiva.
  • Garganta: algunos machos tienen una garganta de color brillante que utilizan para atraer a las hembras durante la época de apareamiento.

Curiosidades sobre las lagartijas machos

Además de sus características físicas, las lagartijas machos tienen otros aspectos interesantes que vale la pena mencionar:

  • Competencia: en algunas especies, los machos compiten entre sí por el derecho a aparearse con las hembras. Esta competencia puede ser violenta y puede llevar a lesiones o incluso la muerte de alguno de los contendientes.
  • Reproducción: los machos pueden reproducirse con varias hembras durante la misma temporada de apareamiento, mientras que las hembras suelen aparearse con un solo macho.
  • Comunicación: algunas especies de lagartijas machos utilizan señales visuales o auditivas para comunicarse con otros machos o atraer a las hembras.
  • Alimentación: la dieta de las lagartijas machos varía según la especie, pero en general suelen alimentarse de insectos y pequeños animales.

Si te interesa conocer más sobre estas criaturas, te recomendamos investigar sobre las diferentes especies que existen y sus hábitos.

Identifica el género de tu reptil: Guía práctica

Si eres propietario de una lagartija, es probable que en algún momento necesites identificar su género. Aunque puede parecer complicado al principio, hay ciertas características físicas que te permitirán distinguir fácilmente entre una lagartija macho y una hembra.

Reconociendo a la lagartija macho

Las lagartijas macho suelen ser más grandes que las hembras y tienen una cabeza más grande y ancha. Además, su mandíbula es más pronunciada y su cola es más larga y gruesa que la de las hembras. En algunas especies, los machos también tienen poros femorales en la parte interior de las piernas.

Otra característica que puedes observar en los machos es la presencia de hemipenes. Estos son dos órganos sexuales que se encuentran debajo de la cola del lagarto. Puedes detectarlos suavemente palpando la zona para sentir dos pequeñas protuberancias.

Reconociendo a la lagartija hembra

Las lagartijas hembras suelen ser más pequeñas que los machos, con una cabeza y cola más delgadas. También tienen una mandíbula menos pronunciada y carecen de poros femorales en las piernas.

Una característica única de las hembras es que tienen un área de piel más suave y flexible debajo del vientre, donde se encuentra la cloaca. Esta área se utiliza para poner huevos, por lo que es más grande y más visible en las hembras que en los machos.

Lagartija en casa: ¿Qué hacer?

Es común encontrarse con una lagartija en casa, ya sea en el jardín, en la terraza o incluso dentro de la casa. Pero, ¿qué hacer cuando nos encontramos con una? Lo primero es identificar si es una lagartija macho o hembra.

Cómo reconocer una lagartija macho

Los machos suelen ser más grandes que las hembras y tienen una cabeza más ancha y triangular. Además, presentan una coloración más viva y llamativa, con manchas y rayas en tonos más brillantes. También suelen tener poros femorales, pequeñas protuberancias en las patas traseras que les sirven para marcar su territorio y atraer a las hembras durante la época de apareamiento.

Cómo reconocer una lagartija hembra

Las hembras suelen ser más pequeñas que los machos y tienen una cabeza más redondeada. Su coloración es más apagada y suave, con manchas y rayas menos pronunciadas. No tienen poros femorales y suelen tener una línea blanca en el vientre que les sirve para camuflarse.

¿Qué hacer si encuentras una lagartija en casa?

Lo primero es mantener la calma y no asustarla. Las lagartijas son animales inofensivos y muy útiles para controlar la población de insectos en casa y jardín. Si está en una zona peligrosa para ella, como por ejemplo, cerca de un gato o perro, puedes recogerla con cuidado y llevarla a un lugar seguro.

Si la lagartija se encuentra en una zona segura, lo mejor es dejarla tranquila y no molestarla. Si quieres observarla, hazlo desde una distancia prudente para no estresarla. Recuerda que las lagartijas son animales protegidos y no se deben capturar ni trasladar sin un motivo justificado.

No te olvides de disfrutar de su presencia y de la importante labor que cumplen en nuestro hogar y jardín.

En el artículo se explica que diferenciar una lagartija macho de una hembra no es tarea fácil, ya que ambas tienen características similares. No obstante, existen algunas pistas que pueden ayudar a identificar su sexo, como el tamaño, la forma de la cabeza y la presencia de poros femorales o hemipenes en los machos. Además, se menciona que es importante no molestar ni manipular a estos animales para evitar su estrés o daño.